sábado, 11 de octubre de 2014

Croissants de mantequilla (paso a paso)

Buenos días!! ¿Preparados para el fin de semana? Mañana es mi cumple y quería celebrarlo subiendo una receta muy especial para mí, uno de mis dulces favoritos, los croissants. Hace tiempo que quería subir esta receta, pero quería tener antes todas las fotos del proceso porque aunque me encantan, han sido mi talón de Aquiles durante mucho tiempo y quería hacer este post para, ahora que ya me salen, ayudaros a hacerlos.


¿A quién no le gusta un buen croissant para desayunar con un café calentito?  El crujiente de la corteza, el hojaldrado, el sabor intenso de mantequilla... Cuestan de hacer pero cuando los pruebas saben a gloria. Esta receta es para hacer croissants de mantequilla, que podéis tomar así o rellenar de lo que más os guste, si queréis darle un toque más dulce podéis añadirle un poco de azúcar por encima o según he leído hay gente que les pone almíbar o mermelada.


He de decir que no es una receta fácil, hay que tener mucha paciencia y tiempo, pero no son imposibles. Os recomiendo hacerlos un día que tengáis tiempo, en un sitio donde no haga mucho calor y tener mucha paciencia si queréis tener un buen croissant. Os aseguro que merecerán la mena.


Ahora vamos con la receta, he intentado hacer fotos de todo el proceso para que os sea lo más fácil posible hacerlos, pero si tenéis alguna duda ya sabéis, dejarme un comentario y os responderé lo más rápido posible. 

Ingredientes:

  • 500 gr de harina de media fuerza (250gr de harina normal + 250gr de harina de fuerza)
  • 250 ml de agua
  • 25 gr de levadura fresca de panadería
  • 40 gr de azúcar 
  • 10 gr de sal
  • 10 gr de leche en polvo 
  • 280 gr de mantequilla 
  • 1 huevo y una pizca de sal para pintar
En primer lugar, en un bol mezclamos la harina, el agua, el azúcar, la sal, la leche en polvo y la levadura. Si tenemos una amasadora estilo Kitchen Aid, amasamos durante unos 20 minutos a velocidad lenta, tenemos que conseguir una masa un poco pegajosa pero elástica. Si lo hacemos a mano, amasamos sobre una superficie de trabajo hasta conseguir el mismo resultado.


Una vez amasada, ponemos nuestra masa sobre una superficie de trabajo y la alisamos con la ayuda de un rodillo hasta obtener un cuadrado de un dedo de grosor.


La ponemos sobre una bandeja y la metemos en la nevera durante 1 hora.

Mientras, preparamos la mantequilla. Ponemos la mantequilla en el medio de un papel de horno, doblamos este sobre si mismo y con la ayuda de un rodillo, alisamos la mantequilla hasta conseguir un rectángulo. Reservamos en la nevera.


Pasado el tiempo de reposo, sacamos la masa y la mantequilla de la nevera, ponemos nuestra masa sobre una superficie de trabajo y ponemos la mantequilla en el centro de nuestro rectángulo. Cubrimos la mantequilla con nuestra masa.


Si hace calor podemos volver a meterla en la nevera durante 10 minutos antes de hacer el primer plegado.

Para hacer el primer plegado ponemos nuestra masa en horizontal y, con la ayuda de un rodillo alisamos primero un lado y luego el otro, siempre primero en vertical y luego en horizontal.



Una vez tengamos la masa de un centímetro de grosor más o menos, la dividimos mentalmente en tres y la plegamos hacia el centro.


Metemos la masa en la nevera durante 15 minutos.

Hay que repetir este proceso otras dos veces más, hasta conseguir los 3 pliegues, es importante respetar los reposos en nevera y si se os empieza a salir la mantequilla aumentar el tiempo en nevera y espolvorear un poco de harina en la superficie para que no se pegue.

 
Cuando sacamos nuestra masa del  último reposo es hora de alisarla para última vez para cortar nuestros croissants. Alisamos nuestra masa dejándola un poco más fina que las últimas veces y si es necesario recortamos los extremos sobrantes hasta conseguir un rectángulo. Una vez hagáis el corte podréis ver las capas.



Ahora hacemos los rectángulos, puede que os parezcan un poco largos pero a mi parecer así queda un resultado más bonito.



Volvemos a meter los rectángulos en la nevera durante 10 minutos.

Para formar los croissants hacemos un corte en la base del triángulo y lo enrollamos hacia la punta. Hacemos esto con todos los croissants.


A la hora de ponerlos a fermentar, hay que dejar espacio entre unos y otros ya que van a crecer. Dejamos reposar 1 hora a temperatura ambiente y media hora en la nevera.



En esta última media hora precalentamos el horno a 180º.

Pintamos nuestros croissants con huevo batido y una pizca de sal, y los metemos al horno durante unos 12-15 minutos, o hasta que estén doraditos.

Una vez listos los sacamos y los dejamos enfriar.


Y ya tenemos nuestros croissants recién hechos.

¿Un bocadito?



Espero que os hayan gustado y que os animéis a hacerlos :)

2 comentarios:

  1. Buenos días! Muchas gracias por este paso a paso, me han encantado!! Un besazo
    Pirulletas de Eva

    ResponderEliminar